Archive for 14 enero 2008

¡A votarrr!

enero 14, 2008

a votar en bici

Acabo de leer un par de noticias que me incitan a escribir esta entrada.

Por un lado, resulta que el gobierno acaba de disolver las cortes (no se asusten, es lo normal…) y ha convocado oficialmente las elecciones del 9 de Marzo, y por otro los dos grandes del bipartidismo imperante están virtualmente empatados.

Visto lo visto me parece oportuno recordaros que hace poco que ha nacido una nueva formación que aspira a ser ese “partido bisagra” que tanta falta viene haciendo en la política española desde los tiempos de las mayorías relativas de Felipe González. Que además es de ámbito nacional (¿os imagináis no tener que pactar con los nacionalistas?) y que para colmo no es de derechas ni de izquierdas, sino progresista… ¿es eso posible? Pues sí: se llama Unión Progreso y Democracia (UPyD) y me parece una buena alternativa para todos los que tenemos sobradas razones para no votar ni a unos ni a otros.

Ahí queda…

El Pianista

enero 9, 2008

El Pianista

Una de las cosas buenas de las Navidades es que vas de casa en casa gorroneando comida y bebida, y ya de paso un servidor aprovecha para gorronear dvds y cds con los que incrementar el acervo cultural de ésta vuestra página. Y así fue como finalmente tuve ocasión de visionar esta excelente película, por cortesía de mi amigo David Martín (gracias, hombre, enseguida te la devuelvo…).

Este largometraje del ínclito Roman Polanski tiene la virtud de aunar dos de mis más queridas aficiones, que son la historia de la Segunda Guerra Mundial por un lado y la música clásica por otro: para el que no lo sepa narra la historia de supervivencia de Wladyslaw Szpilman, (¡cuidado! ¡Link con spoiler!) pianista judío y polaco, residente en Varsovia para más señas, que vivió en sus propias carnes los rigores del Holocausto desde el principio mismo de la guerra hasta su fin.

Debo decir que la película no escapa totalmente de los tópicos del género “bélico-nazi-judío”, pero hasta cierto punto esto resulta casi imposible de soslayar para cualquiera que aborde el tema, pues la historia es la que es (por mucho que algunos lo nieguen) y consigue aportar una visión diferente al centrarse en las vivencias personales de un superviviente a ultranza, que sin dejar de participar en los acontecimientos, acaba siendo más testigo que actor en el drama que le tocó vivir.

Cabe destacar además que en manos menos hábiles que las de Polanski y sin la soberbia (repito: soberbia) interpretación de Adrien Brody seguramente habría acabado haciendo agua. En lugar de eso la peli consiguió emocionarme hasta la congoja, pero es que yo soy muy sensiblero, quizá a vosotros no os parezca para tanto. Yo por mi parte me alegro de que el chico éste se haya enrollado con la Pataki: después de ver esta película sé que se lo merece.

Para redondear el artículo, aquí os dejo una de las piezas que el pianista toca en la película: el Nocturno en Do Sostenido Menor de Chopin (aviso que a los no versados / interesados os aburrirá):

Un saludo a todos y ¡a disfrutar!